Nuevos socios de Comercio Justo: productores de Coco de Samoa

Recientemente se ha añadido un nuevo país al mapa internacional del Comercio Justo. Se han registrado los primeros pequeños productores Fairtrade en Samoa. Samoa se compone de diez islas situadas en el archipiélago de la Polinesia, en el Pacífico Sur.

Savai´i, nueva estrella en el sistema Fairtrade

La Asociación de Productores de Coco de la isla de Savai’i es una joven organización con un reducido número de miembros. Los productores han estado cumpliendo alrededor de un año con los estándares sociales, medioambientales y económicos que se establecen en Fairtrade, y a principios de septiembre del 2013 ha logrado certificarse.

El objetivo de esta asociación es la recuperación de la industria de la crema de coco en Samoa, que contribuye de manera importante a la economía local y se ha reducido un 50% en los últimos 10 años. Krissy Co, un comprador local, junto a Nice Blocks, una compañía de helados de Nueva Zelanda, y Fairtrade Australia/ Nueva Zelanda han apoyado a los productores mientras trabajaban para obtener la certificación.

Listos para progresar

“Estamos muy felices por la certificación y agradecidos por todo el apoyo que nos ha proporcionado Fairtrade desde Australia y Nueva Zelanda. El siguiente paso es mejorar nuestra empresa y aumentar las ventas, para poder obtener beneficios similares a los que Fairtrade aporta a otras cooperativas en lugares como Fiji y Costa Rica”, dice Perise Mulifusi, Secretaria de la Asociación de Productores de Coco de Savai'i con esperanza.

La asociación Fairtrade de Australia y Nueva Zelanda continuará trabajando con este grupo para fortalecer sus relaciones comerciales y abrirles mercado.

 “Gracias a Fairtrade y el apoyo de los consumidores, este pequeño comercio podría representar un paso hacia delante para inclinar la balanza entre las importaciones y exportaciones de Samoa. Las cifras más recientes del estado son 79 millones de dólares de las exportaciones principales y 792 millones de dólares de las importaciones principales”, afirma Sandra Méndez, que desde Fairtrade presta el apoyo a los productores.

En el sistema de la certificación de Comercio Justo nos une la visión de un mundo, en el que todos los productores puedan vivir en condiciones seguras y sostenibles, llegar más lejos y decidir sobre su propio futuro. Y estamos convencidos de que el comercio puede ser un promotor fundamental en la lucha contra la pobreza para conseguir un desarrollo más sostenible. Pensamos que las personas pueden salir de la situación de desventaja y marginalización si se ven en condiciones de ejercer más control sobre su trabajo y sus vidas, si están más organizadas, cuentan con más recursos y apoyos y pueden tener acceso a los mercados de gran consumo en condiciones de comercio justas. Las personas, las empresas y la sociedad civil en el mundo industrializado apoyan la idea que el comercio se gestione de esta forma.

El sistema de la certificación de los productos de Comercio Justo ha tenido su comienzo hace 25 años con dos contenedores de café importados de México a Holanda en 1988. Ahora las ventas de los productos Fairtrade en todo el mundo rozan los 5.000 millones de Euros anuales. Abrir la puerta a los productores de Samoa es un paso más en este camino.

Para saber más

Los estándares de Comercio Justo elaborados por Fairtrade International fomentan el desarrollo social, económico y medio ambiental de la actividad de los grupos de pequeños productores que se registran. Son estándares progresivos y participativos, que permiten que los productores los adecuen a su situación y sus necesidades.

 Para ver cómo se vive el Comercio Justo en el otro lado del mundo mira esta página de Fairtrade Nueva Zelanda.