Inés Sabanés - Ayuntamiento de Madrid

<< Delegada del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid

"La COP21, siendo una conferencia de naciones, mostró la importancia del papel que las ciudades están llamadas a desempeñar en este reto global"

 

El Ayuntamiento de Madrid es la institución que se encarga de gobernar la ciudad y el municipio de Madrid, capital de España. Está presidido actualmente por la alcaldesa-presidenta del municipio Manuela Carmena, de la plataforma ciudadana Ahora Madrid. En materia de cambio climático, Madrid es participante activa en la iniciativa del Pacto de los Alcaldes y la red C40 de ciudades líderes frente al cambio climático.

-Podría valorarnos ¿cómo ven desde su institución las conclusiones de la COP21: han cumplido sus expectativas, son escasas, es un principio de algo más grande...?

Podríamos decir que las sensaciones son agridulces. Por una parte es destacable el valor que representa como primer pacto contra el calentamiento global con una participación prevista que representará un porcentaje mayoritario de emisiones de gases de efecto invernadero y con unos objetivos climáticos concretos (limitar el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2 ºC). Asimismo presenta un importante apartado de financiación que supone una clara señal a los mercados sobre la necesidad de desarrollar una economía baja en carbono y obliga a la generación de un sistema de seguimiento y contabilidad de emisiones (inventario) que permita la comparabilidad de datos. La necesidad de contar con información rigurosa, fiable e intercomparable es uno de los fundamentos que el Ayuntamiento de Madrid defiende como punto de partida de cualquier estrategia climática y en ese sentido, el Ayuntamiento de Madrid elabora desde el año 1999 inventarios de emisiones con metodologías aceptadas internacionalmente. Desde un punto de vista urbano, el Acuerdo de París incide de forma clara en la necesidad de desarrollar mecanismos de adaptación y resiliencia frente a los efectos del cambio climático. El creciente proceso de urbanización hace que el papel de los gobiernos locales y regionales en materia de adaptación sea clave y, en el caso del Ayuntamiento de Madrid, representa un pilar fundamental de la estrategia climática.

No obstante, frente a unos objetivos y calendarios definidos se aprecia una carencia significativa de directrices en lo que se refiere a las herramientas para su consecución. No existe una referencia expresa a la necesidad de cambiar el modelo energético actual basado en los combustibles fósiles y, en definitiva, se ha perdido una oportunidad de definir los ejes de una política climática global coherente con los objetivos planteados.

Es significativa la prácticamente total ausencia de referencia a las energías renovables como base de transición hacia un nuevo paradigma energético, por el contrario se apuntan “soluciones tecnológicas” del secuestro y almacenamiento de emisiones que parecen apuntar a un planteamiento de seguir con un modelo energético insostenible e implementar medidas correctoras a posteriori. Baste constatar que el texto del acuerdo consta de 20.448 palabras y el término “renovable” aparece 1 sola vez y el término  “fósil” ninguna.

Por último, el Acuerdo admite la existencia de un importante gap entre la reducción necesaria para el cumplimiento del objetivo de limitar el aumento de temperatura a 2 ºC y las contribuciones previstas por los distintos países para 2030: 15 gigatoneladas. No obstante, no establece como podrá cubrirse ese gap.

-El Ayuntamiento de Madrid firmó el nuevo Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía antes de la COP21. ¿Los resultados de la misma satisfacen sus demandas?

El Ayuntamiento de Madrid está convencido de los beneficios que supone el trabajo en red y la colaboración entre ciudades que se enfrentan a desafíos comunes. En materia de cambio climático, Madrid es participante activa en la iniciativa del Pacto de los Alcaldes y la red C40 de ciudades líderes frente al cambio climático. La COP21, siendo una conferencia de naciones, mostró la importancia del papel que las ciudades están llamadas a desempeñar en este reto global. En el marco de la COP21 se desarrolló el encuentro de líderes locales el 4 de diciembre de 2015, con participación de la Alcaldesa de Madrid, que resultó en la Declaración de París, en la que se manifiesta la voluntad de los gobiernos locales de ir más allá del Acuerdo de la COP21, haciendo frente al 30 % del gap identificado entre los compromisos nacionales y la reducción necesaria de emisiones para garantizar un aumento de temperatura por debajo de los 2 ºC. La Declaración de París sí reconoce explícitamente a las energías renovables como uno de los objetivos a largo plazo en las políticas climáticas locales, proponiendo una transición al 100 % de energía renovable en 2050. Asimismo, se incide en la urgente necesidad de desarrollar estrategias participativas de resiliencia urbana para hacer frente a los efectos climáticos para 2020.

-¿Qué acciones tiene previsto llevar el Ayuntamiento de Madrid para cumplir los acuerdos de la COP21?

Es ahora tarea de los gobiernos locales, una vez conocido el texto definitivo del Acuerdo de París, definir con mayor grado de detalle las estrategias climáticas a nivel local, establecer acciones clave a corto plazo que inicien la transformación hacia un modelo urbano bajo en carbono y exigir a los gobiernos nacionales la implementación de medidas en materia legislativa (fundamentalmente en el sector energético), gestión y financiación para su desarrollo.

La transformación urbana hacia un modelo bajo en carbono es un proceso que sólo cabe concebir en un marco temporal prolongado y condicionado por múltiples variables socio-económicas globales,  pero eso no debe constituir una excusa para implementar de forma inmediata medidas que enfoquen a la ciudad hacia ese objetivo. Madrid ha definido ya diez medidas concretas que abarcan tanto la mitigación, con acciones de eficiencia energética y energías renovables en el parque edificado, movilidad sostenible y minimización y valoración de residuos, como de adaptación frente a los efectos del cambio climático mediante la integración de soluciones basadas en la naturaleza.

-¿Con qué herramientas cuenta este Ayuntamiento para llevar a cabo estas acciones?

Las acciones definidas cuentan con objetivos y presupuestos concretos en 2016 (véase tabla), sin embargo somos conscientes de que una transformación urbana como la que pretendemos no puede realizarse de forma aislada por parte de la administración. Se requiere un esfuerzo y un convencimiento conjunto de todos los agentes económicos y sociales que componen el tejido urbano.

 

Herramientas

 
Equipo y patrocinadores