El ejemplo del Órbigo

En 2013 fue seleccionado por la International River Foundation como uno de los mejores proyectos de restauración fluvial.

<< Río Órbigo. Estado actual del río después de las actuaciones llevadas a acabo en el mismo.

 

Dice un refrán popular que “las cosas bien hechas bien parecen” y es algo que se podría aplicar al proyecto de mejora del estado ecológico del río Órbigo (León), financiado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y ejecutado a través de la Confederación Hidrográfica del Duero, un buen trabajo que le llevó a ser elegido como finalista en los prestigiosos premios European Riverprize en 2013.

El proyecto de mejora del estado ecológico del río Órbigo, llevado a cabo en varios municipios de León durante los años 2011 y 2012, destacó por su valor como ejemplo de la aplicación integrada de la Directiva Marco del Agua y de la Directiva de Inundaciones. No en vano, las obras realizadas han recuperado la conectividad transversal y longitudinal del río para, mejorar su capacidad de laminación natural, diminuir el riesgo de los posibles daños causados por las inundaciones y regenerando los hábitats fluviales, todo ello bajo criterios de sostenibilidad económica y ambiental.

Planteado a nivel de cuenca, este proyecto supuso la primera gran actuación en este sentido. Como confirma la CHD, “se trata de una gran obra, quizá la más conocida por ser la que más difusión internacional ha tenido, pero que forma parte de todo un programa de restauración fluvial llevado a cabo por esta Confederación a lo largo de casi 10 años en base al cual se han demolido más de 100 presas y azudes; se han retirado o retranqueado decenas de kilómetros de motas, recuperando cientos de hectáreas de llanuras de inundación y recuperando también muchos antiguos cauces”. Se han reordenado todas las infraestructuras presentes en el cauce, consiguiendo mejorar la continuidad lateral, aumentando la llanura de inundación, disminuyendo los posibles daños y regenerando ecológicamente la ribera”.

Los principales trabajos realizados en el marco de este proyecto han consistido en la retirada de motas en zonas de uso compatible con la inundación, retranqueo de motas fuera del espacio fluvial y dispuestas junto a los elementos a proteger, eliminación de escolleras, recuperación de brazos secundarios del río y permeabilización de la presa de Alcoba. Contó además con un intenso trabajo de participación pública, esencial para llevar a cabo un proyecto tan novedoso en sus planteamientos.

Técnicamente la obra no ha sido muy compleja pero requiere una perfecta planificación de las tareas de forma que toda la intervención ha mantenido siempre la seguridad de las poblaciones y ha minimizado la necesidad de nuevos materiales.

Ignacio Rodríguez Muñoz, funcionariode la Confederación Hidrográfica del Duero-MAGRAMA y en su momento director del proyecto, comenta en el documento audiovisual “El ejemplo del Órbigo” que “en un principio pensábamos que podíamos dominar a las inundaciones y evitar que las hubiese, de forma que haciendo grandes obras de encauzamientos y dragados de ríos podíamos evitar que las zonas que naturalmente se inundan se inundasen”, pero el paso del tiempo ha demostrado que “lo que no funciona es un río convertido en un canal”.

Equipo y patrocinadores