Recuperar la vida de nuestros ríos

Cuando una crecida como la vivida estos últimos días en el río Ebro vuelve a producirse es prioritario prestar atención a la situación en la que se han quedado los vecinos y municipios de la ribera, así como las explotaciones agrícolas y ganaderas de las zonas afectadas para resarcir debidamente el daño causado. Después, debemos sentarnos a reflexionar y extraer las lecciones que nos permitan afrontar tanto la situación actual como las futuras en las mejores condiciones posibles.
 
Las actuaciones de restauración fluvial nos dan las claves para evitar los daños económicos y sociales de las riadas. ¿Cómo? Este número de la revista esPosible, realizado con el apoyo de Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, describe diferentes experiencias que se están llevando a cabo teniendo en cuenta las condiciones particulares de cada cauce fluvial. Y así, mientras las aguas de la última crecida vuelven a su cauce, es momento de replantear la relación que tenemos con los ríos reconsiderando tanto las políticas urbanísticas que han permitido que se vaya comiendo terreno al río como el modelo de ordenación del territorio que estrangula sus márgenes e impide su normal dinámica.
 
Tanto las buenas prácticas descritas en el interior del número como la Guía sobre buenas prácticas en restauración fluvial publicada en la parte central de la revista, contribuyen a difundir las importantes experiencias que en restauración fluvial, rehabilitación o mejoras puntuales en el estado de los ríos se están realizando o se pueden realizar.
 
Todos estos casos relatados muestran cómo una buena restauración fluvial nos da la posibilidad de recuperar nuestra relación con los ríos mejorando su dinámica y su biodiversidad. Disfrutemos de nuestros ríos devolviéndoles la vida para mejorar también la nuestra. 
 
Equipo y patrocinadores