Barrios sostenibles

Fundación Tomillo

<< Usera. En este barrio de Madrid la Fundación Tomillo ha ejecutado proyectos poco costosos pero con alto impacto social

Desde la Red para la Sostenibilidad de Organizaciones Sostenibles del Tercer Sector, destacan como ejemplo de aplicación, dentro del eje 2, referido a la sostenibilidad y del indicador “Diversificación de fuentes de financiación y grado de autonomía”, el programa “Barrios sostenibles” llevado a cabo por la Fundación Tomillo.

La Fundación Tomillo, debe su nombre a esta conocida planta por sus propiedades curativas, su modestia, resistencia y por estar muy extendida en España. Es una entidad privada, sin ánimo de lucro, no confesional e independiente que nació en 1983 con el propósito de contribuir a la mejora social y al desarrollo de la persona.

Maestros, pedagogos y psicólogos, desarrollan los distintos programas dirigidos a la infancia, adolescencia y familia, así como a la formación y la orientación sociolaboral. Cuenta con un Centro de Estudios Económicos (CEET), realizan asesoría de proyectos sociales y ofrecen formación, generando empleo a través de las Entidades de Inserción.

Desde esta Fundación han puesto en marcha el programa “Barrios Sostenibles” cuyo objetivo es la generación de nuevos Modelos de Formación Especializada, testados y evaluados, dirigidos a la profesionalización y mejora de la empleabilidad de colectivos en riesgo de exclusión social utilizando el medio ambiente urbano como referencia.

Un proyecto que se ha centrado en el distrito de Usera (Madrid), como espacio territorial donde se trata de desarrollar las actividades en un marco más amplio en el que se combinen las líneas de actuación con nuevas acciones en este distrito, relacionadas con el medio ambiente y el desarrollo de la comunidad. El planteamiento general busca ejecutar proyectos poco costosos pero con alto impacto social, poniendo en relación las infraestructuras y las actividades ya existentes. No se trata de “inventar” o “teorizar” sino de sacar el máximo partido a los proyectos que ya se están ejecutando.

Los proyectos deben estar apoyados y desarrollados con el apoyo del tejido social. Han de partir de sus necesidades y demandas; deben requerir poco mantenimiento con fondos públicos y poder ser financiados por varias vías. En especial hay que ver la posibilidad de los diferentes fondos europeos orientados a la eficiencia energética.

Esquema general

La propuesta de acción que se realiza en el Plan Integral de Usera gira en torno a cinco grandes ámbitos definidos, cada uno de los cuales subdivididos en líneas de intervención donde las interrelaciones entre los proyectos y objetivos constituyen el valor añadido de la presente propuesta. Los cinco ámbitos definidos de actuación son la lucha contra la contaminación, eficiencia energética, cohesión social, impulso socioeconómico y urbanismo sostenible e inclusivo.

Cada uno de estos ámbitos de intervención persigue un objetivo general concreto pero todos ellos se hallan conexos y se alimentan mutuamente. El Plan integral incorpora tres enfoques de carácter transversal como la participación activa de la comunidad, en la medida en que es preciso y necesario contar con la implicación de la gente del barrio para construirlo, para dar respuesta a sus demandas. La filosofía que subyace a este enfoque lleva consigo la idea de que un proyecto que emerge de la misma comunidad tiene más probabilidad de éxito que aquel que se plantea al margen de las necesidades sociales. Una ciudadanía activa y comprometida multiplicará el impacto del programa y lo hará sostenible en el tiempo cuando terminen las intervenciones. Para ello se contará con los agentes clave: Asociaciones de vecinos, clubes deportivos, asociaciones y colectivos, centros de mayores, centros educativos, etc.

Un segundo enfoque persigue la generación de actividad económica y empleo, configurándose como un ámbito de actuación pero también como un eje transversal que tiene como fin la dinamización económica del distrito partiendo de las actividades generadas e impulsadas desde el propio Plan, aprovechando las oportunidades de la economía baja en carbono.

El tercer enfoque se basa en la perspectiva de género, como forma de abordar la existencia de las desigualdades entre mujeres y hombres y articular las acciones destinadas a conseguir la igualdad efectiva.

Todo este Plan debe ser liderado por el Ayuntamiento de Madrid, pero para él se ha de contar con los agentes que se encuentran en Usera. Es la mejor forma de ser más eficiente y de asegurar la sostenibilidad de los proyectos. Generar un grupo dinamizador que desde el conocimiento del territorio hace propuestas que luego son debatidas y mejoradas por los agentes. Partir sin propuestas no facilita el avance del trabajo.

Cinco ámbitos

Buscando ofrecer a las personas que viven en Usera la posibilidad de participar en actividades sostenibles desde el punto de vista ambiental, que refuercen su cohesión social y la participación ciudadana, en el ámbito de actuación de “Lucha contra la contaminación”, se ha trabajado en las cubiertas vegetales demostrando que con el desarrollo de las mismas se mejora el aislamiento de los edificios haciendo de aislante. Evita las pérdidas de calor en invierno y de frío en verano. Reduce el CO2 atmosférico al aumentar la superficie verde de la ciudad y mejora la gestión del sistema de recogida de aguas pluviales y alcantarillado al retener entre el 25% y el 40% de la pluviometría.

El uso de las pinturas fotocatalíticas en viales y fachadas también luchará contra la contaminación. Se trata de productos que imitan a la naturaleza en el proceso de descontaminación del aire. Hasta el momento su uso ha sido para los viales, pero hay posibilidad de utilizarlos en fachadas. Es una gran oportunidad ya que en los barrios más antiguos del distrito de Usera (Moscardó, Almendrales y Pradolongo) se están produciendo enfoscados en las fachadas como consecuencia de las mejoras requeridas por la ITE. Incorporar estas pinturas sería muy sencillo y sin apenas coste. También se podría implementar en fachadas que no están siendo mejoradas. Además daría una posibilidad de trabajar con la estética del distrito en función de las mejoras y colores de las fachadas.

Un proyecto que se ha centrado en el distrito de Usera (Madrid), como espacio territorial donde se trata de desarrollar las actividades en un marco más amplio en el que se combinen las líneas de actuación con nuevas acciones en este distrito.

En el ámbito de la “Eficiencia energética”, las acciones en torno a esta actividad se han realizado mediante rehabilitaciones integrales de edificios. Esto implica una aportación económica por parte de todas las familias que lo habitan. Como la situación económica actual hace que muchas familias no puedan abordar estos gastos, existe una posibilidad de cambiar las líneas de actuación e intervenir sobres las familias y no sobre los edificios. Se trata de hacer microeficiencia con pequeñas inversiones (bombillas de bajo consumo, aislamiento de ventanas, perlizadores de agua, paneles de mejora de la convección,…). Para ello se van a reorientar los estudios de Formación Profesional Básica de la rama de “Operaciones de montaje de instalaciones eléctricas de baja tensión en edificios” (Electricidad), reforzando sus competencias profesionales hacia actividades relacionadas con la eficiencia y el ahorro energético. Con ello se favorecerá la creación de nuevos mercados de empleo para jóvenes en torno a la eficiencia energética; se mejorará de manera estable la situación socioeconómica de las familias en pobreza y se reducirán las emisiones por la bajada del consumo.

Los proyectos deben estar apoyados y desarrollados con el apoyo del tejido social. Han de partir de sus necesidades y demandas; deben requerir poco mantenimiento con fondos públicos y poder ser financiados por varias vías.

La “Cohesión social” es otro de los ámbitos desarrollados, esta implica la igualdad de oportunidades para que la población pueda ejercer sus derechos fundamentales y asegurar su bienestar, sin discriminación de ningún tipo y atendiendo a la diversidad. Desde una perspectiva individual, la cohesión social supone la existencia de personas que se sienten parte de una comunidad, participan activamente en diversos ámbitos de decisión y son capaces de ejercer una ciudadanía activa.


Formación reglada. Tomillo organiza cursos que reorientan la formación de jóvenes.

 

Entre los objetivos de este ámbito se busca mejorar la cohesión social en el distrito mediante la generación y recuperación de espacios comunes relacionados con el medio ambiente en los que se fomente y posibilite la convivencia social y se refuerce la integración social. Fomentar y facilitar la práctica del deporte asegurando el acceso a los servicios básicos e instalaciones deportivas como herramienta de cohesión social por su papel estructurante en la configuración del barrio. Impulsar la participación social que vertebra el equilibrio democrático permitiendo la construcción de un proyecto común con el eje vertebrador del Parque de Pradolongo y que se convierta en ejemplo de ciudadanía activa, de un vecindario que participe, proponga y actúe en coherencia

El “Impulso socioeconómico” es otro de los ámbitos de actuación. En el actual contexto de necesidad se exige de manera indispensable un nuevo enfoque en la intervención integral y proactivo, que plantee soluciones efectivas e innovadoras desde la mejora de la situación de las personas en riesgo, pero, también, desde el entorno en el que mueven. Y en esa línea se enmarca este Proyecto integral de Usera que tiene como enfoque transversal la actividad económica.

Es necesario generar nuevos espacios económicos, sociales e institucionales que permitan la integración laboral de la población más vulnerable y que, además, resuelvan los problemas de sus condiciones de vida, dado que el mercado, por sí mismo, se ve incapaz de acometer semejante tarea. Así se abre un área concreta de impulso centrado en las posibilidades del autoempleo y también de la formación específica en TIC como manera de luchar contra la brecha digital.

“Urbanismo inclusivo y sostenible” como otro ámbito de actuación. Una vez comprobado que en el distrito hay muchos recursos culturales, sociales, económicos y deportivos pero que no están conectados entre sí, no es sencillo acceder a los parques grandes, por ejemplo. El Plan genera una serie de puntos de interés que tienen que tener facilidad de acceso. Además, sí se reduce el uso de los vehículos a motor se contribuye a mejorar la calidad del aire; si la red de carriles funciona con bicicleta propia es un modelo a llevar a otros distritos. Si se interrelacionan los recursos del distrito y se facilita su acceso se conseguirá generar una integralidad territorial.

 

Equipo y patrocinadores