Filetes como si fueran cubitos de hielo

La red de productores y consumidores Ekoetik sustituye los camiones frigoríficos por cajas isotérmicas para mantener los alimentos

<< Sin pasar por un distribuidor. La red Ekoetik plantea la compra de alimentos del productor al cliente, sin intermediarios.

Ekoetik es el resultado de buscar cómo reducir el número de kilómetros, de embalajes y el consumo de energía desde el momento de la compra de alimentos por encargo hasta que estos llegan a casa. Todo partió de la consultora Espace Echange y una idea sencilla: sustituir los enormes camiones frigoríficos que suelen transportar alimentos frescos y perecederos, por cajas isotérmicas. Mientras cada una de estas catedrales de hielo con ruedas sigue enfriando aunque contenga poca mercancía, las cajas isotérmicas, mucho más pequeñas, mantienen la temperatura a medida. “Cuando un camión se pasea sin necesidad de enfriar todo lo que transporta, el 80% del volumen no sirve para nada”, comenta Pierre Mendiboure, fundador de Ekoetik, planteada como una red entre consumidores y productores que intenta eliminar la distribución.

Cuando esta rendija por la que escapaba energía y dinero ya estaba tapada, los productores de la región dieron el siguiente paso, acercando su mercancía a otros productores vecinos. De esta forma se ahorran kilómetros en el transporte hasta el punto de entrega. Quedaba solo cómo mantener la cadena de frío desde el momento de la recogida hasta el lugar de destino de los alimentos. Ekoetik lo ha resuelto alquilando una enorme cámara de frío solo dos horas al día. A ella llegan camiones, pero ya convencionales, llenos de cajas isotérmicas, para después salir de allí hacia las casas. “El resultado de todo el proceso es cero stock, cero edificios, cero camiones adaptados”.

Dos ventajas de acortar el circuito de la economía

1. Recogida en la oficina. Los clientes de Ekoetik no quieren que sus pedidos les lleguen a casa porque no saben cuándo estarán en ella. Pero como los alimentos se almacenan en cajas isotérmicas individuales que aguantan el frío entre 24 y 48 horas, sus encargos pueden permanecer en sus lugares de trabajo o en el punto más cercano. Así se ahorra tiempo y se reduce el transporte.

2. Sin estar pendientes de los filetes. Los productores que forman parte de esta red de consumidores meten los alimentos en estos pequeños contenedores de frío a medida y esperan a que el camión pase a recogerlos, sin tener que estar atentos a cómo mantenerlos a punto. 

 

S.A.

Equipo y patrocinadores