La prueba ecológica del algodón

El sello francés Ecocert, referente mundial de la certificación ‘bio’

En los años noventa, varios ingenieros agrónomos franceses se juntaron con un doble propósito: desarrollar un tipo de agricultura que respetara el medio ambiente y ganar el reconocimiento para aquellos productores que se comprometieran con ese modelo agrícola. Así nació el sello Ecocert, que hoy se considera uno de los referentes mundiales de certificación de agricultura ecológica. La compañía ha participado en la elaboración de leyes francesas y europeas y su huella llega hoy a cosméticos, ambientadores, detergentes, productos de comercio justo, fertilizantes, fitosanitarios, espacios verdes, complementos nutritivos o prendas de ropa.

En su labor de certificación agrícola, el sello cuenta con inspectores que a lo largo del año van tomando muestras de los campos que llevan el sello Ecocert. En ellas se comprueba, por ejemplo, que no haya ningún residuo de pesticidas, transgénicos, ingredientes prohibidos como aditivos, metales pesados o dioxinas.  

S.A.

Equipo y patrocinadores