Lo que tienen en común el vino Rioja y una bombilla

Las bodegas Marqués de Terán utilizan geotermia en la elaboración de sus vinos, reduciendo al mínimo el consumo de electricidad

<< Una bodega bajo tierra. El 80% de Marqués de Terán está enterrada en un cerro de Ollauri, en La Rioja.

Una bodega enterrada en un cerro de Ollauri, con espectaculares vistas al valle del Ebro y la Sierra de Cantabria fue el tipo de construcción que se inventó la casa Marqués de Terán hace ya algunos años. Aquí, los vinos tintos Rioja respiran resguardados dentro de la montaña, a una temperatura natural constante de entre 12 y 14 grados, sin necesidad de electricidad para aclimatarse. Y puestos a ser originales, la firma ha sido la primera del mundo en emplear geotermia en la elaboración de sus vinos, en 2008. Digamos que el vino necesita calor en parte del proceso de elaboración. Antaño, las bodegas esperaban a la primavera, cuando el tiempo era más clemente y propicio a la segunda fermentación necesaria para que el vino sea realmente vino. “Ahora ya nadie lo hace, no se puede esperar tanto para sacar el producto al mercado, pero sí puede darse calor de otra forma. Nosotros hacemos las primaveras dentro de la bodega”, comenta su gerente, Manuel García. ¿Cómo? Muy sencillo, con geotermia.

En este valle, y en esta bodega enterrada, la tierra alcanza 20 grados de temperatura a 100 metros de profundidad. Suficiente para que los cinco pozos de geotermia instalados suministren agua caliente, que circula alrededor de los depósitos de vino, caldeándolos. Claro que para utilizar el calor terrestre se necesita una bomba eléctrica, pero “el consumo es mínimo, no llega a ser ni el de una bombilla”, cuenta orgulloso García. Así es como la compañía, con una producción de 300.000 botellas anuales de tinto Rioja a base de tempranillo, garnacha, mazuelo y graciano, ha logrado reducir hasta el 80% de sus emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Tanto como dejar de quemar 325 litros de gasoil, según los cálculos que ha hecho la bodega dentro de este proyecto de ecoinnovación. De paso, ha dado con la forma de diferenciarse de otras bodegas, que normalmente sí necesitan calentar sus vinos a base de electricidad.

 S.A.

Equipo y patrocinadores