El papel, ¿innovador?

Gráficas Ochoa invierte en última tecnología para reducir los residuos de su centenaria actividad. 

<< Cuarta generación de impresores. De izquierda a derecha, Ana Ochoa e Irene Ochoa.

En 1915 no existía el papel certificado, ni tampoco inventos como un sistema de bombeo de tintas para contaminar menos en el proceso de las artes gráficas. Estas dos cosas forman hoy la estrategia de Gráficas Ochoa para “integrar ecología y economía”. Esta empresa familiar celebrará el año que viene su 100 aniversario con la convicción de que el papel, todos estos años después, tiene más de una palabra que decir sobre ecoinnovación, aunque pueda parecer contradictorio.

“Estos últimos años ha habido una fuerte campaña contra el papel, pero para nosotros lo importante es concienciar de la importancia de que sea sostenible. Ahí tenemos a Francia y Finlandia, dos de los mayores productores de madera para la industria papelera, y ya vemos lo verdes que son”. Así defiende Irene Ochoa, parte de la cuarta generación del negocio que arrancó su bisabuelo, la materia prima con la que la empresa está siendo pionera en las últimas tecnologías para reducir el impacto de su actividad.

Además de comprar únicamente papel certificado y reciclado, empezó a investigar hace más de una década cómo disminuir el uso de alcohol en el proceso de impresión. Para hacerse una idea, el alcohol interactúa con el agua y repele la tinta, dejando impreso lo que se quiere. El reto para esta compañía es eliminar el 100% de alcohol, porque genera un residuo, y sustituir este aditivo por otro elemento. “Aún no hemos conseguido el equilibrio”, explica Ochoa, aunque sí se ha logrado reducirlo en un 10%.

En esta misma búsqueda de reducir al máximo los residuos que genera su actividad, la compañía de artes gráficas apostó hace 14 años por tecnología avanzada que eliminara el residuo que dejaba el revelado de las planchas. Además, la compañía ha invertido en un sistema de bombeo de tintas para reducir el volumen de envases metálicos contaminantes. La empresa familiar le pone a todos estos gastos un sentido práctico: “Aparte de que reducir la cantidad de residuos sea bueno para todos, su recogida cuesta dinero, hay que pagar por ella. De esta forma, se ahorra”.

S.A

 

Equipo y patrocinadores