Innovar con una simple cáscara de huevo

Eggnovo transforma este residuo en nueva materia prima para la elaboración de productos alimenticios y cosméticos

<< De residuo a recurso. Eggnovo transforma la cáscara de huevo en dos nuevas materias primas.

A un huevo duro le sobran dos cosas antes de llevárselo a la boca: la telilla fina y blanquecina que en ocasiones queda pegada a la clara, y por supuesto, la cáscara. Esto, que para cualquiera es un residuo, la compañía Eggnovo lo ha convertido en la materia prima de su negocio. Esta empresa de base tecnológica se reivindica como la única en Europa que ha logrado separar la cáscara de huevo a escala industrial de la mano de dos patentes compradas en España y que solo comparten Estados Unidos y Japón.  

“La industria ovoproductora genera una cantidad increíble de cáscara, unas 14.000 toneladas anuales que van al vertedero. Nosotros convertimos esos residuos en productos”, señala Andrés Aguirre, responsable de Producción, Calidad e I+D+i de la compañía navarra. De su fábrica y tras un proceso que únicamente utiliza agua, sin ningún tipo de aditivo químico, salen la membrana, es decir la placenta del huevo, y carbonato cálcico. La primera es un colágeno natural utilizable en cosmética por sus propiedades de regeneración de la piel, y también se emplea como complemento alimenticio destinado al consumo humano y animal para fortalecer las articulaciones. La pequeña compañía, que por el momento forman siete personas, ya tiene contratos aquí y fuera con empresas que elaboran este tipo de productos. “Este es un mercado con mucho potencial, al tratarse de un complemento natural que además sustituye al cartílago de tiburón, muy cuestionado”, matiza Aguirre.

 

Pequeños grandes ecoinnovadores. De izquierda a derecha, María Eugenia Sádaba, Erena Gil, Ana Mª Francés y Andrés Aguirre.

Aparte de aprovechar entre el 80% y el 90% de la membrana, “con una pureza muy elevada”, Eggnovo también saca de la cáscara su carbonato cálcico (98%),  proteínas (2%) y estroncio (0,25%). Esta fuente de calcio suele salir de las canteras, pero la compañía asegura que el organismo humano asimila mejor la procedente del huevo para fortalecer los huesos, el principal uso de este complemento. Aunque ya está en fase comercial, la empresa busca aún el valor añadido a este subproducto para competir con el carbonato cálcico convencional.

 

 

S.A

 

 

Equipo y patrocinadores