Cuando las nuevas recetas llevan al pasado

La familia Marcén recupera una variedad de trigo con la que hornea pan como el de antaño.

<< La familia al completo. De izquierda a derecha Laura Marcén, Daniel Marcén, Mercedes Murillo, Ana Marcén y Jesús Marcén.

Ecoinnovar puede entenderse como inventar el futuro, pero para los hermanos Marcén Murillo ha supuesto más bien viajar al pasado, a sus raíces. Esta familia de Leciñena (Zaragoza) se propuso hace unos años recuperar un tipo de trigo ya casi desaparecido con el que se hacía el pan de la comarca antaño. Se trata de Aragón 03, una variedad especialmente resistente a la dureza de los Monegros (y que requiere de menos tratamientos químicos), pero muy poco adaptado para la repostería fina. Como no resulta fácil encontrar compradores para este trigo, optaron por utilizarlo ellos mismos para fabricar harina y luego usar esa harina para preparar pan. Así en 2006 abrieron su primera panadería Ecomonegros 03. “Hacemos todo el ciclo”, cuenta Ana Marcén, la hermana filóloga, mientras se ocupa de unas tortas y unas magdalenas ecológicas. “Nosotros no hemos inventado nada, somos ecoinnovadores en haber recuperado una variedad de trigo que utilizaban nuestros abuelos”.

En esta empresa familiar trabajan 10 personas y todo gira en torno a Aragón 03, el sueño perseguido por su tío Juanjo que les ha tocado a ellos cumplir. Como explica Ana Marcén, este trigo no vale para preparar cruasanes, pero para eso tienen los productos de aquí. De hecho, su empeño por recuperar esta variedad les ha llevado también a rastrear viejas recetas de sus antepasados que se elaborasen con este mismo trigo. Es el caso de los mortajadicos, preparados con avellanas, piñones, canela, azúcar, aceite y harina de Aragón 03. En Leciñena se tomaba en lugar de turrón y ellos lo venden junto a galletas, bizcochos, pastas… Todo ecológico. “Este trigo resiste mejor las sequías y lluvias irregulares, además es muy rico en proteínas”, cuenta la filóloga. Hoy en día el número de agricultores que apuestan por este trigo ha aumentado y ya se siembra de nuevo en varios pueblos monegrinos lo cual está apoyando a la creación de empleo estable y de calidad en la zona. Se ha evitado que desapareciera una interesante variedad y la familia Marcén ha sabido innovar diferenciándose con un producto local. 

C.Á

Equipo y patrocinadores