CRISTINA PRAT - Directora de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP)

“No todas las pymes pueden financiar la innovación, necesitan cofinanciación”

Cristina Prat es directora de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP), una alianza entre Francia, España y Andorra que promueve la cooperación social y económica entre estos tres países conectados por el macizo pirenaico. El consorcio gestiona los 168 millones de euros de fondos que la Comisión Europea concedió a esta región transfronteriza en 2007 para hacer despertar la innovación en las pequeñas y medianas empresas a ambos lados de los Pirineos. Uno de los 152 proyectos en marcha de este Programa Operativo de Cooperación Territorial España-Francia-Andorra (Poctefa), es Eneco y su objetivo resulta especial por novedoso: levantar un modelo de ecoeconomía".

La Comunidad de Trabajo de los Pirineos es la primera entidad transfronteriza que gestiona un programa europeo, con fondos destinados a la innovación ¿Qué papel tiene la ecoinnovación en la iniciativa?

El programa Eneco1 se hizo para plasmar un diagnóstico: transformar la economía transfronteriza creando nuevos modelos hacia una ecoeconomía mediante actividades tan diversas como la gestión de los residuos, reducir las emisiones de CO2 o contaminar menos. Ahora, Eneco2 es uno de los 152 proyectos que financia la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, con el objetivo de dar a conocer a las empresas las buenas prácticas en ecoinnovación de uno y otro lado de los Pirineos.

¿El hecho de que sea transfronterizo tiene un efecto positivo, influye en este nuevo modelo?

Es importante. Los 152 proyectos que cofinanciamos son transfronterizos, y esto aporta muchas cosas, por ejemplo compartir información, colaborar. Siempre digo que dos mentes piensan más que una. Si en el país vecino ya hay experiencia, por qué no compartirla. Intercambiamos conocimiento. Hay que ver la frontera como una fuente de creatividad, no como una barrera física. De esas diferencias culturales y formas distintas de trabajar puede nacer la innovación. Más información de un país y de otro significa más oportunidades para el desarrollo de esta zona. La frontera nos puede presentar grandes oportunidades. Los proyectos que financiamos son más eficaces y más eficientes, las duplicidades se eliminan. Ya no hacemos una cosa del lado español ni del francés, los costes se reducen y el hecho de trabajar en red aumenta el potencial de todos los proyectos. Es un crecimiento exponencial.

¿Qué papel tienen las pymes en esta economía más inteligente?

La mayoría del tejido empresarial que nos encontramos en este territorio transfronterizo está formado por pequeñas y medianas empresas, así que son muy importantes, porque uno de los compromisos que debe tomar el territorio es la construcción de la Europa 2020, y las pymes tienen que crecer de forma inteligente, con un crecimiento sostenible e integrador, para desarrollar una economía basada en la innovación. Luego tenemos la promoción de una economía que haga un uso más eficaz de los recursos, más verde y más competitiva. Por último, el crecimiento integrador, que es fomentar una economía con alto nivel de empleo con cohesión territorial y social. Es importante que las pymes también estén en esta línea de crecimiento.

¿Y cuál es la prioridad ahora?

En el periodo 2007-2013 que está finalizando ahora se dotaron 168 millones de euros en este territorio para 152 proyectos que benefician a 16 millones de habitantes. Para el siguiente, que cubrirá el periodo de 2014 a 2020, se trabajará con varios ejes. El prioritario es dinamizar la innovación y la competitividad, con el 21% del presupuesto: I+D+i, desarrollo de tecnologías innovadoras, recursos naturales, mejora de la calidad del agua, valorización de los residuos. Y todo, de nuevo, como cooperación transfronteriza. En segundo lugar, se ha puesto el foco en la adaptación al cambio climático y la prevención y gestión de riesgos del macizo pirenaico, donde hay riesgo de impacto del cambio climático. Promover la protección, valorización y uso sostenible de los recursos locales, la cultura o la conservación del patrimonio será otras áreas que se cubran.

"Se puede transformar la economía transfronteriza en una eco-economía creando nuevos modelos, con actividades tan diversas como la gestión de los residuos, reducir las emisiones de CO2 o contaminar menos".

¿Qué necesitan las empresas para desarrollar todas estas buenas prácticas? En el lado español, el problema para las pymes es que aún no tienen fácil acceso a la financiación.

Por supuesto conocimiento, disponer de información para saber después qué van a tener que aplicar. En este sentido, Eneco2 ha servido para difundir la información y sensibilizar. Ahora las empresas ya la tienen y saben qué pueden hacer para ser innovadoras y sostenibles. Evidentemente, las compañías pequeñas necesitan una cofinanciación  para poder aplicarlas, porque no todas pueden financiar medidas de este tipo.

¿Se crea empleo con este nuevo enfoque?

Depende mucho de los proyectos. A través de los fondos Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) se financian algunos que crean empleo y otros que están más orientados a la dinamización local y que no crean puestos de trabajo. El empleo es uno de los indicadores que nosotros pedimos a las empresas, pero aún no tenemos resultados.

¿Hay una demanda en las compañías por la ecoinnovación?

Se trata de una necesidad, más que de una demanda, que se involucren en trabajar de forma transfronteriza para poder acometer un intercambio, ver la frontera como una oportunidad, no duplicar costes, ser más eficaces y eficientes. Para sacar partido de la experiencia del lado francés, y al revés. Aún no sabemos si se presentarán muchos proyectos ecoinnovadores, pero es una necesidad que las pymes participen.

En los proyectos que gestionan, ¿destaca algún sector?

En el periodo anterior en 2007, el eje de muchos proyectos era valorizar el territorio, el patrimonio natural y cultural dentro de una lógica sostenible, como el turismo, y además la protección y gestión de los recursos ambientales. Otro eje fue precisamente reforzar la integración en innovación y capital humano, y por último, la mejora de calidad de vida de las poblaciones.

Sara Acosta

Equipo y patrocinadores