BENOÎT DE GUILLEBON - Director del centro tecnológico francés APESA

Formado en una de las escuelas de ingeniera más prestigiosas de Francia, l’École Centrale de Paris, Benoît de Guillebon es director de APESA, un centro tecnológico de Aquitania y Midi-Pyrénées  especializado en impactos ambientales y análisis de riesgos. Ha sido coautor de libros como ‘En ruta hacia la Eco-Economía’ (2013) o ‘¿Qué futuro para los metales?’ (2010). Para él, la ecoinnovación está muy relacionada con el concepto de economía circular.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular es un enfoque global cuyo objetivo principal consiste en extraer cada vez menos del capital natural para lograr nuestra actividad humana. En otras palabras, conseguir vivir mejor, consumiendo menos energía y  materiales.

¿Y qué tiene que ver con la ecoinnovación?

La ecoinnovación es necesaria para lograr una economía circular. Estos dos conceptos están muy relacionados, aunque no se puede decir que toda ecoinnovación vaya hacia la economía circular. Ecoinnovar puede perseguir unos objetivos más amplios, puede tener una parte más social, sin que se reduzcan los materiales o la energía utilizada. En cualquier caso, resulta obvio que para conseguir una economía circular las empresas tienen que entrar en un proceso de ecoinnovación.

¿Y por qué una empresa debe interesarse por la economía circular?

Porque si no lo hace se están exponiendo a riesgos. Una empresa que utilice materias primas, cualquiera que sean, y que no integre en su estrategia la posible escasez de ciertos recursos se arriesga a la interrupción del suministro a medio plazo o a que su suministro adquiera un coste prohibitivo. Pero también debe interesarse porque la economía circular supone grandes oportunidades para actividades económicas que tendrán que cambiar o que están por inventar.

Explique con más detalle en qué consiste una economía circular.

Si hablamos de economía circular podemos referirnos a tres principios. El primer principio es reducir en la base el uso de materiales y energía, para lo que resulta muy importante el ecodiseño pero también la llamada economía de la funcionalidad. Esto último se centra en la idea de no vender un producto sino un servicio o una función. Michelin no vende neumáticos para los camiones, sino que los alquila o vende kilómetros de neumáticos (por lo que le interesa que duren mucho). Es el mismo concepto de los sistemas de bicicleta compartidas.

¿Y los otros dos principios?

El segundo principio consiste en conseguir que el producto dure lo máximo posible y esto incluye el re-uso, la reparación o la reutilización. Re-usar significa que algo que no va ser ya utilizado sea aprovechado por otra persona sin modificarlo, pero también se puede arreglar para continuar sacándole partido o reutilizar alguna de sus partes para crear otro objeto, como es el caso del ‘upcycling’. Por último, el tercer principio persigue que cuando un producto llega a su final de vida se aproveche lo máximo que se pueda los materiales, reciclándolos.

Ha mencionado otro concepto interesante: upcycling. ¿A qué se refiere?

Hay veces que un producto puede reutilizarse como tal para darle una segunda vida. Eso es perfecto. Sin embargo, esto no resulta siempre posible. En ocasiones cabe la posibilidad entonces de descomponerlo y utilizar sus partes para fabricar otro producto distinto de mayor calidad. Eso es upcycling.

¿Puede dar algún ejemplo?

Hay una empresa suiza llamada Freitag que utiliza las lonas que ya no se usan para fabricar bolsos de mujer. En sitios como Zurich que llueve mucho estos bolsos impermeables resultan muy útiles y resisten muy bien. Con un producto que no se podía reutilizar por sí mismo se ha creado una empresa que ocupa a 160 personas para fabricar un artículo de una calidad más alta. Aquí en Aquitania tenemos una empresa, API’UP, que hace lo mismo con muebles. Desmontan por completo los que ya no se usan y reaprovechan las partes para fabricar nuevos.

En economía circular también es importante lo que se denomina ecología industrial. ¿Qué significa?

Ecología industrial se refiere a la idea de que muy a menudo se necesitan varios actores para llevar a cabo un proceso de reciclaje. Un ejemplo es la metanización, la producción de gas. Para una actividad como esta se necesitan varios productores de residuos orgánicos (explotaciones agroalimentarias o agrícolas), una empresa que procese los residuos como biogás, uno o dos utilizadores de la energía que se produzca y varios agricultores que utilicen como fertilizante el residuo sólido que queda, el digestato, que tiene nitrógeno y potasio. Es decir, una empresa no va a poder hacer economía circular ella sola, se necesitan varios actores.

¿Esta es una cuestión tecnológica?

Definitivamente, no. En todo esto hay tecnología, pero también se trata de organización global de la sociedad. No es un problema tecnológico. Hay empresas que son capaces de cambiar muy rápidamente y adaptarse. Estas pueden hacer mucho. Pero resulta imprescindible también que los políticos pongan las herramientas necesarias (como una tasa al CO2) y que el consumidor modifique su forma de pensar. Se necesita marketing verde. Va a ser muy difícil cambiar si las empresas continúan diciendo a los consumidores que tienen que comprar más y más, y que un iPhone 6 tiene una vida de solo un año, al cabo del cual hay comprarse el 7.

¿Se pueden conseguir cambios realmente importantes con pequeños avances de ecoinnovación?

Es verdad que a veces las acciones de las empresas parecen insignificantes, pero son los pequeños ríos los que hacen un gran río. Y hay que conseguir que todas las empresas se muevan hacia una economía circular.

Deme más ejemplos de ecoinnovaciones que llevan hacia una economía circular.

El papel usado se puede reaprovechar como aislamiento, como guata de celulosa. Se trata de un caso interesante no solo de reciclaje, sino de circuito corto: el papel usado se produce en cierto lugar, se reprocesa a pocos kilómetros y se reutiliza como aislamiento para las viviendas de la región. Tenemos una empresa que hace eso aquí en Aquitania: Ouateco.

¿Como socio del proyecto transfronterizo Eneco2, qué diferencias ve entre Francia y España?

Hasta hace poco veía España estaba más en producir, producir, desarrollar, construir… No es que en Francia esté todo bien, pero nos hemos empezado a mover hacia una economía circular un poco antes. Sin embargo, con la problemática de la crisis esto está cambiando en España.

Equipo y patrocinadores