Alianza por el Agua: participación e innovación social

Una gran red hispano-centroamericana por el derecho humano al agua

Gracias a la Alianza por el Agua, técnicos españoles viajan a países centroamericanos para asesorar a sus homónimos locales en la mejora de su suministro de agua, en una suerte de innovación social profesional. Gracias a la Alianza por el Agua ha sido posible elaborar una guía de planificación en materia de gestión hídrica y saneamiento basada en las experiencias y buenas prácticas de las propias comunidades, que sirven a las demás para aprender de las soluciones que han encontrado para paliar problemas que al final son comunes a todas. La red que aglutina a administraciones, investigadores, colectivos sociales, ONG o particulares de España y Centroamérica para aunar esfuerzos y garantizar el derecho humano al agua se basa en la participación y la colaboración de todos los actores implicados en la gestión hídrica.

Aprender del vecino

El departamento de Sololá, suroeste de Guatemala, elaboró sus últimos planes de desarrollo municipal de manera participativa. Las comunidades de siete municipios se reunieron en asambleas y aportaron sus ideas y proyectos. Salud; medio ambiente;  agua y saneamiento. La Alianza por el Agua estuvo en ese proceso, y concretamente Chus Cajal, de ECODES, que ocupa la Secretaría Técnica de la Alianza. Se ordenaron y programaron en el tiempo las prioridades, y la financiación de los donantes. Cajal lo recuerda como un hito importante porque “no solamente levantamos la información sino que se la devolvimos a las comunidades”, explicando cómo y en qué, por ejemplo, afectaba que su agua contaminada regresara al medio ambiente. “Los vecinos se sintieron respetados”, resalta.

La iniciativa de Sololá forma parte de la Guía para la planificación municipal en agua y saneamiento: orientaciones y experiencias en el contexto centroamericano, una especie de manual de instrucciones elaborado por la Alianza por el Agua y basado en diferentes experiencias surgidas en Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala. En total, 15 casos por país, seleccionados en función de su relevancia en planificación y de que permitieran exponer diversidad de casos y metodología. De ellos se seleccionaron cuatro para ser analizados en mayor profundidad, “especialmente en la metodología empleada y en las lecciones aprendidas”. Este trabajo coincide con un proceso de descentralización de la gestión hídrica en Centroamérica, con las municipalidades, más próximas a los ciudadanos, asumiendo cada vez más las competencias en este terreno. La guía, dice Cajal, ayuda a una buena gobernanza; ofrecen respuestas sostenibles en el tiempo, y permiten que las comunidades se involucren. Participen. Colaboren. Innoven.

Nexos Hídricos: cuando Julio fue a asesorar a Quetzaltenango (Guatemala)

Aguas de Xelajú, empresa pública que gestiona el suministro en Quetzaltenango, al norte de Ciudad de Guatemala, necesitaba actualizar su plan maestro, mejorar la lectura y manejo de datos y aprender a usar los aparatos para la detección de fugas. Así que solicitó ayuda técnica a través de Nexos Hídricos, que es, dicho muy burdamente, una especie de enorme tablón de anuncios virtual, creado por Alianza por el Agua, que pone en contacto a comunidades y municipalidades de Centroamérica que demandan ayuda en materia de gestión hídrica (asistencia de cooperación técnica, lo llaman) con técnicos españoles dispuestos a entrar en el mundo de la cooperación y poner sus conocimientos al servicio de los demás.

Fue así como, en 2013, Julio López, jefe de la oficina técnica de servicios públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, viajó, junto a otro compañero, hasta Quetzaltenango. “No habíamos tenido contacto previo”, explica. Pero salvada la fase inicial de adaptación en la que hubieron de familiarizarse con una nomenclatura distinta -“A los imbornales, por ejemplo, los llamaban de otra manera”, recuerda–, todo fluyó sin problemas. “La idea era asesorar para que no cometieran los mismos errores en los que nosotros habíamos caído en el pasado”, reflexiona Julio, que volvió impresionado por “el grado de conocimiento y de profesionalidad” de los técnicos locales. Por cómo eran capaces de hacer su trabajo con los medios escasos con los que contaban. “Llevaban la gestión diaria del servicio con mucha habilidad, a veces incluso de manera artesanal”, enfatiza.

Antes de final de año, una representación de la empresa pública de aguas de  Quetzaltenango viajará a Zaragoza para un curso de capacitación para detección de fugas; aprovecharán la visita para ver cómo se ha ido avanzando en los objetivos fijados. El nexo ya está creado.

Equipo y patrocinadores